miércoles, 30 de noviembre de 2016

cambio plástico por tela…

Hace ya mucho tiempo que trato de no aceptar bolsas descartables cuando voy de compras. Ni en las compras de almacén ni cuando voy a comprar ropa o alguna otra cosa por el estilo. 

Me pasaba que no quería tirar las bolsas, pensaba que no estaba bueno tirarlas, que ya me iban a servir para algo. Cuando quería acordar tenía un montón de bolsas que no sabía en qué usar, ni dónde guardar y por supuesto, no quería tirarlas, ya sabemos que tardan miles de años en descomponerse. 

Así que la solución fue no aceptar más bolsitas. Al principio me daba un poco de vergüenza porque en algunos lugares me miraban raro, o incluso me daban la bolsa igual y se las tenía que devolver. Ahora ya no, en algunos lugares incluso, se quedan pensando y se manifiestan de acuerdo con disminuir el uso de bolsas, es que el tema cada vez está más sobre el tapete. 

Normalmente llevo conmigo una bolsa de tela, en general plegable, de esas que no ocupan mucho lugar, la puedo llevar en un bolsillo o en la cartera. Eso ha hecho que ya no acumule más bolsitas. No te voy a decir que alguna vez no me olvide, pero en general, la voy llevando bien. 

Tengo algunas bolsas de tela que he ido comprando y otras las he hecho yo misma, pero nunca está demás una linda bolsa, como cada vez las utilizo para más cosas, siempre ando necesitando alguna.

Estoy suscripta al boletín de noticias de Purl Soho, una página que tiene ideas lindísimas además de vender telas naturales, lanas, hilos y muchas otras cosas que tienen que ver con tejido, costura y bordado. En uno de sus boletines me llegó este tutorial y me encantó la idea para hacerme mi próxima bolsa. Lo tuve en suspenso un tiempo hasta que encontré unas telas con lunares que me encantaron (me pueden los lunares).





Y ya que estaba, decidí hacer el paso a paso en español porque el original está en inglés. Espero que te guste y hasta quien te dice que en una de esas te hagas tus propias bolsas de compras.

Vas a necesitar:

  • dos rectángulos de tela de 85cm x 50cm aproximadamente, pueden ser de la misma tela o, como hice yo, combinar dos motivos diferentes.
  • una cinta de algodón de unos 80 cm, en mi caso la hice a partir de la tela que estaba usando.
  • hilo, tijeras, alfileres, máquina de coser y si tenés plancha, te va a facilitar mucho algunos pasos. 





Luego de recortar los rectángulos de 85 x 50 cm, los doblamos por la mitad en forma longitudinal. Marcamos dos puntos, uno a 15 cm del extremo libre de la tela, en el lado menor (sería el punto a) y otro, también en el lado libre de la tela del lado mayor a 43 cm del vértice que utilizamos como primera referencia (el punto b de la foto). 




Trazamos una línea entre estos dos puntos los sujetamos con alfileres y recortamos.




Extendemos la tela y enfrentamos los rectángulos derecho con derecho. Vamos a coser los lados largos desde el punto en que termina la diagonal hasta el final (la diagonal queda libre). En esta costura dejamos unos dos centímetros de margen. 




Luego, abrimos la costura y planchamos, doblamos hacia adentro cada lado para esconder la parte libre de la tela y planchamos nuevamente.




Cuando llegamos a la diagonal, hacemos los dos dobleces en el borde que continúen los de la costura y planchamos.




Cosemos por dónde habíamos marcado con la plancha, de modo que el borde de la tela, el que se deshilacha, va a quedar dentro de la costura. Hacemos esto de los dos lados del bolso. 




Cuando lo tenemos listo, damos vuelta el bolso, con el lado del derecho para afuera, doblamos de modo que las dos costuras que hicimos queden una sobre la otra, y cosemos el fondo de nuestro bolso por el lado del derecho, dejando un margen de costura de un centímetro. 




Damos vuelta el bolso, dejando el derecho hacia adentro y volvemos a coser el fondo, esta vez dejando un margen de costura de 2 cm aproximadamente. La idea es que esta segunda costura esconda el borde de la tela. Este tipo de costura se llama costura francesa y además de quedar muy prolija, es muy resistente, así podemos llevar cosas pesadas en nuestro bolso sin tener miedo a que se desfonde.  





Ya cosimos los lados y el fondo, ahora falta cerrar el asa. Como con el fondo, primero cosemos del lado del derecho.






Cuando vayamos a hacer la costura por el lado del revés será el momento de introducir la cinta que nos servirá para mantener nuestra bolsa plegada. Simplemente la doblamos a la mitad y la sujetamos bien contra la primera costura.








La cinta quedará del lado de adentro cuando cosemos.





Al dar vuelta el bolso la cinta quedará fijada de esta manera. 




Para que quede mejor, abrimos la costura y pasamos otra costura sobre el lado del derecho.




Quedaría así.





Ya quedó lista para salir de compras.





Tiene buena capacidad, pero cuando está vacía y plegada, ocupa muy poco lugar.





Para plegarla se dobla a la mitad, luego hacemos otro doblez longitudinal y la enrollamos desde el fondo hasta el asa para poder atarla.








Listo! Espero que te haya gustado. Si tenés alguna duda, me podés escribir y con gusto te ayudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario