jueves, 22 de septiembre de 2016

la música del azar

Los libros van y vienen como ellos quieren. A veces me cuentan o leo sobre uno, me dan muchas ganas de leerlo, así que lo anoto en mi lista de deseos. A veces lo busco y no lo encuentro, a veces me olvido y queda anotado en la agenda, en un día que cada vez se aleja más del presente. Puede surgir la ocasión en que entro a una librería, lo veo y lo compro. También está la vez que se lo comento a Antonio y un día aparece con el susodicho.Qué alegría me da eso.

Pero otras veces, no tenía pensado leerlo, no tenía idea de que existiera, tal vez no me hubiera llamado la atención desde la estantería de una librería, pero, ahí está, alguien me lo da y me dice, leelo que está bueno.

Este este es el caso de La música del azar, de Paul Auster. Vino a mí dando saltitos, de una persona, que se lo prestó a alguien que me lo recomendó a mí y a su vez me lo prestó.

 

lamusicadel azar(Me encanta leer acompañada de un buen té y alguna cosita dulce…sobre todo cuando hace frío)

 

La verdad es que al principio no me llamó mucho la atención. Lo empecé a leer y si bien está bien narrado, el tema no me atraía. Un hombre que es abandonado por su mujer, recibe una herencia de un padre que no conoció, deja su trabajo y a su hija (es pequeña y la deja al cuidado de su hermana) y se va a recorrer las carreteras de Estados Unidos sin rumbo fijo, sin saber qué quiere ni por qué hace eso. Es como un impulso que no puede controlar. Lo hace feliz estar en la carretera en su Saab rojo, escuchando música y leyendo cuando no está manejando. La historia no me atrapaba demasiado, a pesar de que durante el viaje por el país, también se va dibujando un viaje interior del personaje que es bastante interesante. Pero la narración comenzó a tomar otros caminos, un tanto más oscuros, más misteriosos, rayando en el absurdo.

 

lamusicadel azar2

 

El personaje, Jim Nashe, se siente libre, viajando en su auto, sin rumbo, hasta que se da cuenta de que pronto se terminará su dinero y sin dinero, se le acaba esa libertad. Es así que el encuentro fortuito con Pozzi, un joven jugador de póker momentáneamente arruinado, abre nuevas posibilidades que lo llevarán por caminos que nunca hubiera pensado. Se ven envueltos por el azar y por sus propias decisiones, en una situación incierta y sutilmente terrorífica. Una situación de la que no pueden salir y de la que no saben bien qué pensar.

Cómo lo dice el título, el azar tiene mucho que ver en esta novela, el personaje toma muchas de sus decisiones de manera azarosa y según se le van presentando las situaciones. Los acontecimientos que se suscitan, lo van haciendo reflexionar sobre él y su vida; y a nosotros, sobre la soledad, el desarraigo, la falta de libertad, la capacidad de adaptación…

El final…totalmente inesperado. Fue un corte abrupto en la historia, producto de una decisión tomada impulsivamente siguiendo al azar. Habrá que leerlo para saber más…

No hay comentarios:

Publicar un comentario