martes, 6 de septiembre de 2016

enmarcando (a mi manera)

…y con lo que tengo :)

Hace tanto tiempo que ya ni recuerdo, encontré un marco tirado en algún lugar. El pobrecito había sido descartado y ahora esperaba pacientemente que llegara el momento de ser útil nuevamente.

El año pasado nos fuimos de viaje, tuvimos una espera de 9 horas en Barajas, Madrid, así que con Antonio decidimos aventurarnos hasta el centro (bondades de tener metro y de que este llegue hasta el aeropuerto). Me quería comprar personalmente el número que me faltaba de la revista Kireei y Wonderland, un libro ilustrado por Lady Desidia, que es justamente, la autora de la bella lámina que enmarqué hoy.

Esta revista no se vende en cualquier lado, hay que buscar en las pequeñas tiendas de diseñadores locales, fue toda una aventura.

Quiso la casualidad que termináramos en la tienda que Lady Desidia tiene con otras compañeras, me encantó. Y aunque en ese momento no estaba ella, me traje conmigo además del libro y la revista, algunas láminas y postales con sus ilustraciones.

Tenía el marco olvidado y la lámina anduvo por acá y por allá, en un lugar, en otro, hasta que al fin se alinearon los planetas, me encontré con el viejo marco y decidí amigarlo con la lámina.

El marco estaba solo, sin su fondo, así que corté un rectángulo de cartón gris para hacer el fondo. Luego, el marco era más grande que la lámina, así que elegí una cartulina que me gustó como combinaba con ambos, marco y lámina, para hacer una especie de contramarco.

 

enmarcando1

 

Corté un rectángulo de cartulina del tamaño del marco. Luego marqué un rectángulo en el centro un poco más chico que la lámina.

 

enmarcando2

 

Marqué las diagonales y corté con la trincheta y la regla. Con la ayuda de la plegadera y el punzón, (los usé porque los tenía, pero no es necesario) marqué las líneas del rectángulo y doblé los triángulos que me quedaron. Este paso se puede hacer marcando las líneas con una lapicera sin tinta, lo importante es que marquemos las líneas para que al doblar no se quiebre por otro lado la cartulina y luego aplanarla bien. 

(En este punto, se podrían cortar los sobrantes de cartulina que quedan por fuera del marco, pero yo no lo hice)

 

enmarcando3

 

Una vez que tenemos hecho el contramarco de cartulina, hay que unirlo a la lámina y el cartón de atrás. Como no quería que me quedara demasiado permanente, pegué todo con cinta de mascarar, pero se podría usar pegamento.

 

enmarcando4

 

Luego de pegada la lámina al cartón del fondo y el contramarco a la lámina, la cosa quedó así.

 

enmarcando5

 

Por atrás, como no corté los sobrantes, se ve de esta manera. Lo que hice fue marcarlos y doblarlos hacia atrás…

 

enmarcando6

 

Y luego pegarlos con cola.

 

enmarcando7

 

Así quedó listo para unirlo al marco.

 

enmarcando8

 

El marco tenía clavitos, pero yo me decanté por unirlo al conjunto con cinta doble faz. Es más fácil y funciona igual.

 

enmarcando9

 

Listo para colgar.

 

enmarcando10

 

Podría haberle puesto un vidrio, pero por ahora lo dejé así.

 

enmarcando11

 

Para colgarlo, como es muy liviano y no quería agujerear la pared, también usé cinta doble faz.

 

enmarcando14

 

enmarcando15

 

Como verás, no es la manera más ortodoxa de encuadrar, pero suelo hacer las cosas como me van saliendo y según lo que voy encontrando por el camino, me encanta improvisar.

El cuadrito pequeño es una postal que conseguí en ese mismo viaje, pero en una juguetería de Ámsterdam. Esta no necesitó contramarco, es más, tuve que recortarla un poquito. Al marco lo encontré en esta casa cuando nos mudamos, albergaba una imagen de San Jorge que gentilmente le cedió el lugar a la dulce parejita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario