miércoles, 31 de agosto de 2016

tesoros en tristán narvaja

La feria de Tristán Narvaja. Recuerdo haber hecho mis primeras incursiones en ella siendo niña, junto a mi madre. Creo recordar que era durante las vacaciones de invierno, cuando veníamos a pasar unos días en familia a Montevideo. Mi parte favorita de la feria era la de los libros. Para mí, una inmensidad. Me encantaba bucear entre ellos y seguro me llevaba unos cuantos tesoros para pasar el invierno. He de confesar que no me duraban mucho, porque leer frente a la estufa a leña era como una adicción y la lectura se me acababa pronto. En realidad, con estufa o sin estufa, me era muy difícil no leerme los libros de un tirón. A veces trataba de dosificarlos, para que me duraran un poco más, pero frecuentemente cedía a la tentación.

Ahora que vivo en Montevideo, no voy tanto a la feria que todo lo tiene. Pero sigue siendo el invierno mi estación favorita para darme una vueltita por allí. Cada tanto convenzo a Antonio y vamos a ver qué nos depara.

Esta vez, como en los viejos tiempos, fueron libros. 

Primero apareció este, Cuentos de Ándersen. Me gustan muchos las historias para niños, pero debo confesar que estaba buscando un libro viejo y no muy caro para hacer unos experimentos de estampados, con esa intención me acerqué a él.

Antonio fue el primero en oponerse a tal desperdicio, aunque no creo que él lo vaya a leer. Sensibilizada por él me puse a mirarlo con más cariño y a descubrirlo. Es una edición impresa en Buenos Aires en 1953 con ilustraciones de Paez Torres. A mi las cosas hechas hace mucho tiempo, me pueden, así que por ahora, lo tengo en mi biblioteca, lo voy a leer y luego les cuento en qué terminó.

 

andersen

 

andersen2

 

Un poco más allá, en la parte dedicada más “profesionalmente” a los libros, me encontré con estas obras completas de Virginia Woolf. Esta autora es un debe para mí, así que ya lo estaba mirando con cariño, más aún, porque aunque está muy viejito, es una bella edición de Aguilar. En eso viene la señora que atendía el puesto y me lo ofrece como oferta del día, lo tomé como una señal y me lo traje conmigo a casa.

 

virginiawolf2

 

virginiawoolf

 

A todo esto, ya era tarde y estaban levantando los puestos. De todas maneras, seguí curioseando entre los libros que aún quedaban, mirando justamente los libros antiguos ya que hace unos años comencé a coleccionar las Obras completas de Charles Dickens y me faltaban dos tomos de los seis que componen la colección de Editorial Aguilar y, casualidades del destino, en el último puesto estaban ellos…

 

dickens2

 

Justo y exactamente los dos tomos que me faltaban. No lo podía creer. Y por si eso fuera poco, son de esos que tiene los cantos decorados, me encantaron.

 

dickens

 

Así que ahora, tengo las obras completas de Dickens.

 

dickens3

 

Y es tiempo de terminar de leerlas…

 

dickens4

No hay comentarios:

Publicar un comentario