martes, 9 de agosto de 2016

historias de barrio

Hace un tiempo tuve el impulso de salir a fotografiar las baldosas de Odín. Es que con la manía que le agarró a la intendencia de cambiar todas las veredas de Ciudad Vieja por hormigón, se iban a perder para siempre estos mosaicos que Odín ha ido sembrando por el barrio durante los últimos años.

Odín es un misterioso personaje que por las noches sale con los implementos necesarios para curar las veredas heridas y de paso embellecerlas. Es nada más y nada menos que una persona que ama la belleza y que cuando tiene oportunidad realiza intervenciones para mejorar el barrio. Lo hace con cuidado y mimo y por supuesto, consultando antes a los vecinos. Hace unos años que viene sustituyendo las baldosas rotas de la vereda por mosaicos que crea con azulejos y cerámicas que va recolectando por ahí.

Estos mosaicos se han ido convirtiendo con el tiempo, en una marca de la Ciudad Vieja.

 

historias3historias2historias6historias5historias7historias4

 

Entonces, con la misión de guardar en la memoria las baldosas de Odín que aún resistían, salimos un sábado de mañana, Antonio llevaba a Lola y Simona y yo mi cámara. Estaba en la plena faena fotográfica cuando un señor me pregunta por lo que estaba haciendo. Cuando le digo, me pide que siga sacando fotos, que así queda un recuerdo, pero me pide especialmente que le saque a un par de mosaicos que hay frente a su puerta. A estos los hice yo, me cuenta.  Los hicimos con mi hija que vive en Australia, cuando vino a visitarme. Me pareció tan lindo y a la vez algo triste, ese era un apreciado recuerdo para él, pero no tenía muchas esperanzas de poder conservarlo.

Esta es la obra que padre e hija hicieron juntos, inspirados por Odín.

 

historias1

 

Las ganas de vivir en un lugar más lindo y hacer pequeñas cosas para mejorar nuestro entorno es contagiosa. Gracias a Odín y a todas las personas que con tanta generosidad embellecen los espacios públicos y los hacen un poquito menos de nadie y un poquito más de todos.

Si quieren ver alguna obra de Odín, en la misma línea de las baldosas de Ciudad Vieja, pero menos espontáneas, pueden ir a la rambla. En la explanada que precede a la escollera Sarandí, que también fue cubierta con hormigón, la intendencia pidió a Odín que salpicara por aquí y por allá con alguno de sus mosaicos y así romper un poco con la monotonía del hormigón. Aquí te dejo algunos, si querés ver más, queda hecha la invitación a dar un paseo por Ciudad Vieja. Aún quedan veredas intervenidas por Odín, sobre todo en las peatonales.

 

historias8historias11historias9historias10

No hay comentarios:

Publicar un comentario