miércoles, 31 de agosto de 2016

tesoros en tristán narvaja

La feria de Tristán Narvaja. Recuerdo haber hecho mis primeras incursiones en ella siendo niña, junto a mi madre. Creo recordar que era durante las vacaciones de invierno, cuando veníamos a pasar unos días en familia a Montevideo. Mi parte favorita de la feria era la de los libros. Para mí, una inmensidad. Me encantaba bucear entre ellos y seguro me llevaba unos cuantos tesoros para pasar el invierno. He de confesar que no me duraban mucho, porque leer frente a la estufa a leña era como una adicción y la lectura se me acababa pronto. En realidad, con estufa o sin estufa, me era muy difícil no leerme los libros de un tirón. A veces trataba de dosificarlos, para que me duraran un poco más, pero frecuentemente cedía a la tentación.

Ahora que vivo en Montevideo, no voy tanto a la feria que todo lo tiene. Pero sigue siendo el invierno mi estación favorita para darme una vueltita por allí. Cada tanto convenzo a Antonio y vamos a ver qué nos depara.

Esta vez, como en los viejos tiempos, fueron libros. 

Primero apareció este, Cuentos de Ándersen. Me gustan muchos las historias para niños, pero debo confesar que estaba buscando un libro viejo y no muy caro para hacer unos experimentos de estampados, con esa intención me acerqué a él.

Antonio fue el primero en oponerse a tal desperdicio, aunque no creo que él lo vaya a leer. Sensibilizada por él me puse a mirarlo con más cariño y a descubrirlo. Es una edición impresa en Buenos Aires en 1953 con ilustraciones de Paez Torres. A mi las cosas hechas hace mucho tiempo, me pueden, así que por ahora, lo tengo en mi biblioteca, lo voy a leer y luego les cuento en qué terminó.

 

andersen

 

andersen2

 

Un poco más allá, en la parte dedicada más “profesionalmente” a los libros, me encontré con estas obras completas de Virginia Woolf. Esta autora es un debe para mí, así que ya lo estaba mirando con cariño, más aún, porque aunque está muy viejito, es una bella edición de Aguilar. En eso viene la señora que atendía el puesto y me lo ofrece como oferta del día, lo tomé como una señal y me lo traje conmigo a casa.

 

virginiawolf2

 

virginiawoolf

 

A todo esto, ya era tarde y estaban levantando los puestos. De todas maneras, seguí curioseando entre los libros que aún quedaban, mirando justamente los libros antiguos ya que hace unos años comencé a coleccionar las Obras completas de Charles Dickens y me faltaban dos tomos de los seis que componen la colección de Editorial Aguilar y, casualidades del destino, en el último puesto estaban ellos…

 

dickens2

 

Justo y exactamente los dos tomos que me faltaban. No lo podía creer. Y por si eso fuera poco, son de esos que tiene los cantos decorados, me encantaron.

 

dickens

 

Así que ahora, tengo las obras completas de Dickens.

 

dickens3

 

Y es tiempo de terminar de leerlas…

 

dickens4

miércoles, 17 de agosto de 2016

tres por uno

Como ese viejo dicho que dice, tres pájaros de un tiro, solo que en este caso no se trata de matar, sino de conocer, visitar, acompañar. Los pájaros seríamos, Cosas de Juana, Me gusta El Limón y Pescando nubes y preferimos que en vez de tiros nos des abrazos, cariño y buena charla. De paso, conocés lo que hacemos y si gustas, te llevás algo.

Te muestro algunos de los cuadernos que vas a encontrar por allí.

pv1

 

pv16

 

pv6

 

pv8

 

pv15

 

p14

 

Para ver lo que hace Me gusta El Limón podés ir por aquí y para conocer lo que hace Cosas de Juana, andá acá.

Me olvidaba, voy a llevar algunos libros como este, este y este, por ejemplo y también un poco de poesía…

 

l7

 

Si querés ver cualquiera de estas cosas en persona, te esperamos en Colonia 926 este jueves y viernes de 17 a 19 hs.

martes, 9 de agosto de 2016

historias de barrio

Hace un tiempo tuve el impulso de salir a fotografiar las baldosas de Odín. Es que con la manía que le agarró a la intendencia de cambiar todas las veredas de Ciudad Vieja por hormigón, se iban a perder para siempre estos mosaicos que Odín ha ido sembrando por el barrio durante los últimos años.

Odín es un misterioso personaje que por las noches sale con los implementos necesarios para curar las veredas heridas y de paso embellecerlas. Es nada más y nada menos que una persona que ama la belleza y que cuando tiene oportunidad realiza intervenciones para mejorar el barrio. Lo hace con cuidado y mimo y por supuesto, consultando antes a los vecinos. Hace unos años que viene sustituyendo las baldosas rotas de la vereda por mosaicos que crea con azulejos y cerámicas que va recolectando por ahí.

Estos mosaicos se han ido convirtiendo con el tiempo, en una marca de la Ciudad Vieja.

 

historias3historias2historias6historias5historias7historias4

 

Entonces, con la misión de guardar en la memoria las baldosas de Odín que aún resistían, salimos un sábado de mañana, Antonio llevaba a Lola y Simona y yo mi cámara. Estaba en la plena faena fotográfica cuando un señor me pregunta por lo que estaba haciendo. Cuando le digo, me pide que siga sacando fotos, que así queda un recuerdo, pero me pide especialmente que le saque a un par de mosaicos que hay frente a su puerta. A estos los hice yo, me cuenta.  Los hicimos con mi hija que vive en Australia, cuando vino a visitarme. Me pareció tan lindo y a la vez algo triste, ese era un apreciado recuerdo para él, pero no tenía muchas esperanzas de poder conservarlo.

Esta es la obra que padre e hija hicieron juntos, inspirados por Odín.

 

historias1

 

Las ganas de vivir en un lugar más lindo y hacer pequeñas cosas para mejorar nuestro entorno es contagiosa. Gracias a Odín y a todas las personas que con tanta generosidad embellecen los espacios públicos y los hacen un poquito menos de nadie y un poquito más de todos.

Si quieren ver alguna obra de Odín, en la misma línea de las baldosas de Ciudad Vieja, pero menos espontáneas, pueden ir a la rambla. En la explanada que precede a la escollera Sarandí, que también fue cubierta con hormigón, la intendencia pidió a Odín que salpicara por aquí y por allá con alguno de sus mosaicos y así romper un poco con la monotonía del hormigón. Aquí te dejo algunos, si querés ver más, queda hecha la invitación a dar un paseo por Ciudad Vieja. Aún quedan veredas intervenidas por Odín, sobre todo en las peatonales.

 

historias8historias11historias9historias10