miércoles, 27 de abril de 2016

membrillos asados

Estamos en temporada de membrillos y nos gusta aprovecharlo, así que el sábado pasado fuimos a la feria de la calle Salto y nos trajimos estos. (Si les gusta comprar en la feria, se las recomiendo)

 

membrillo1

 

Como es una fruta dura y astringente hay que cocinarla para poder comerla, yo en general la preparo en forma de compota porque lleva mucho menos azúcar que el tradicional dulce de membrillo y nos gusta mucho. Pero esta vez tenía ganas de probar algo diferente. Recordé que se podían hacer al horno, como las manzanas y me puse manos a la obra.

Lavé bien las frutas con un cepillo para sacarle la pelusa, las corté al medio y les saqué el corazón.

 

membrillo3

 

Coloqué las mitades en una asadera con la piel hacia abajo, las pinché con algunos clavos de olor y en el huequito les puse azúcar, canela y un poco de vino dulce. Por algún lado había leído que se le pone un poco de agua en la asadera, así que lo hice.

 

membrillo4

 

Los llevé a horno moderado hasta que al pincharlos los noté blandos y al final subí un poco la temperatura para que se doraran.

 

membrillo5

 

Quedaron muy buenos y dejaron la casa con un perfume riquísimo.

domingo, 24 de abril de 2016

estoy leyendo

Hoy se me ocurrió inaugurar una nueva sección en el blog, bueno, no es una sección propiamente dicha. Simplemente les iré contando qué libros voy leyendo, siempre y cuando me gusten o me parezcan interesantes por alguna razón.

Hoy va Guerras de internet. Un viaje al centro de la red para entender cómo afecta tu vida. Escrito por Natalia Zuazo.

Este libro en particular pone un poco de luz sobre una de mis preocupaciones de los últimos tiempos, internet. Quiero entender un poco de qué hablamos cuando hablamos de internet, a qué nos exponemos cuando la utilizamos, cuáles son nuestros derechos como usuarios, qué opciones alternativas hay a las grandes empresas que todos conocemos y usamos casi sin darnos cuenta.

El mundo de la red está cambiando muy rápido y aunque nos parece que es totalmente libre y democrático pertenece a unas pocas empresas cuyas reglas seguimos casi sin darnos cuenta y a las cuales les entregamos nuestros datos sin saber siquiera para qué los utilizan. 

 

ec18

 

Leyendo este libro estoy entendiendo más cual es el lugar físico de “la nube” (nada más lejano a una nube), como funciona internet, por donde van los datos. Me estoy interiorizando sobre las luchas de poder que hay para decidir qué y cómo hacer en el seno de la red, también sobre la gran recopilación de datos que efectúan las empresas y los gobiernos sobre nosotros y para qué los utilizan o los podrían utilizar.

Un libro súper interesante escrito de forma amena y que podemos entender todos.

Y si les interesa este tema y están dispuestos a leer un libro un poco más volado pueden probar con ¿Quién controla el futuro? de Jaron Lanier. Este tecnólogo de Silicon Valley, que además se dedica a pensar, reflexionar y teorizar sobre internet, sueña con un mundo donde lo normal sea realizarse como persona y teme que si Internet y la tecnología siguen manejándose como hasta ahora, eso se torne imposible.

 

estoyleyendo

 

Lanier cree que hay un problema en nuestra manera de pensar la tecnología y sobre todo en la arquitectura de la red. Analiza de qué manera esta arquitectura propicia la concentración de dinero y poder en unas pocas compañías y como esto a la larga va a repercutir negativamente no solo en los menos afortunados sino en toda la economía, incluidas estas compañías.

Habla de servidores sirena, de los diques de contención que hacen que la clase media no se desmorone y de la necesidad de que exista una amplia clase media para mantener sana la economía. Explica todo esto y propone una posible alternativa. Una alternativa que toma en cuenta a las personas, no solo a la tecnología, porque al final, quienes producimos el valor que hace millonarias a las empresas poseedoras de un servidor sirena (ej, google, facebook, amazon…) somos nosotros con nuestra información.

Este libro no me resultó tan ameno como el anterior, pero si te interesa el tema, vale la pena.

jueves, 7 de abril de 2016

lolol

Estando en Chile, en Santa Cruz, una ciudad del Valle de Colchagua, leí sobre Lolol, un pequeño pueblo que fue declarado zona típica hace un tiempo y decidí ir a conocerlo

Este poblado tiene sus órigenes en el siglo XVI. En un principio fue un asentamiento mapuche, que luego, al estar cerca de los caminos coloniales que conectaban las zonas rurales del área central del país, se consolida como pueblo.

Es entonces un poblado rural típico de esta zona, rodeado de cerros y cruzado por una carretera, único elemento que perturba la tranquilidad del lugar

 

lolol2

 

lolol1

 

lolol10.

 

Las casas por aquí son en su mayoría de adobe, madera y tejas. Las fachadas dispuestas de manera continua y con un porche protejen al caminante del sol y la lluvia. Además da un espacio de continuidad entre la vida privada, dentro de la casa y la vida pública, en la vereda.

 

lolol4

 

lolol9

 

lolol12

 

Lamentablemente el adobe no es muy resistente a los temblores de tierra y el terremoto que hubo en febrero de 2010 hizo grandes estragos en el pueblo.

 

lolol5

 

Muchas casas se agrietaron gravemente, dejándonos ver cómo están hechas.

 

lolol7

 

Otras se desmoronaron.

 

lolol3

 

lolol6

 

La iglesia aún está en reconstrucción, parece que fue muy dañada. Supongo que el fuerte temblor de 2015 también hizo lo suyo.

De todas maneras el pueblo mantiene su encanto y encantadores habitantes. (Hay muchas lagartijas, pero en general son muy tímidas, esta, sin embargo, posó  para la foto.)

 

lolol8

 

Es una delicia ver los patios repletos de plantas, flores, árboles frutales, maíz…

 

lolol11

 

Y algunos otros seres…

 

lolol13