viernes, 27 de noviembre de 2015

encuadernar, reciclar, jugar

Soy de esas personas que entran en una papelería y se cuelgan mirando libretas, cuadernos, sellos y demás elementos relacionados. Además me gustan mucho los libros, no solo por su contenido, que sí, me gusta mucho leer, sino también por su presentación, el papel, el diseño. Los libros álbum son mis favoritos en ese sentido, porque en ellos los editores y diseñadores despliegan con más libertad su creatividad y los resultados pueden ser adorables. Por ahí entonces, es que decidí comenzar a investigar y me animé a hacer un curso de encuadernación. Lo hice en Chile (este año me tocó estar una temporada por allá), con Carolina, de Bestiario Ediciones. Fue muy interesante y con ella hice mis primeras encuadernaciones.

 

m1

 

m11

 

Tuve que esperar a regresar para poder poner en práctica lo que aprendí y hacer mis pruebas en casa. Acá me di cuenta que podía mezclar esta, con otra de mis pasiones, la reutilización y el reciclaje.

Por años he ido guardando folletos y postales que me han gustado y me daba lástima tirar. Muchas veces he pensando en convertirlos en algo útil y al fin ha llegado su momento.

 

cuadernos3

 

cuadernos2

 

cuadernos4

 

También he guardado cartones y otros materiales que me parecían interesantes, bueno, siempre estoy guardando cosas que luego me podrían servir para algo. Con ese comportamiento he llenado mi casa de cachivaches, lo cual por un lado no está muy bueno ya que mi capacidad de encontrar y almacenar tesoros supera ampliamente la capacidad que tengo de reutilizarlos, pero en otras ocasiones es una gran ventaja, como ahora.

Tenía unos recortes de goma eva que había utilizado en otra cosa y se me ocurrió experimentar haciendo algunos sellos.

 

cuadernos5

 

Que completé con unos retazos de madera que tenía por ahí y algún corcho…

 

cuadernos10

 

Luego encontré unos cartones que me gustaron y comencé a jugar…

 

p2

 

Y luego a encuadernar…

 

cuadernos7

 

cuadernos8

 

Hasta lograr una pequeña colección de libretas encuadernadas y estampadas a mano.

 

cuadernos9

 

cuadernos0

Por ahora en esto ando. Ya tengo varias ideas para convertir otros tesoros en cuadernos.

Si te interesa alguno de mis tesoros te podés comunicar conmigo por mail (está en la columna derecha del blog, luego del buscador), o por facebook en la página Pescando nubes.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

la mano de monja

Siguiendo con Valparaíso, les quería hablar sobre un lugar especial, el lugar donde nos hemos quedado las últimas veces que hemos ido por allá. Es un hostal que se encuentra en un cerro residencial no turístico, el Cerro Monjas (Valparaíso está formado por un gran número de cerros, más de 40, pero solo un pequeño número son conocidos por sus atractivos turísticos).

 

v52

 

Este no es un hostal corriente, es un lugar lleno de rincones mágicos, cosas raras, obras de arte. En su concepción es un lugar en el que no solo se ofrece alojamiento, sino que también oficia como galería de arte, teniendo exposiciones itinerantes así como obras propias y en ocasiones se realizan eventos, como presentaciones de libros o reuniones de artistas.

Christian, nuestro anfitrión, vivió muchos años en Italia y allí aprendió a cocinar sano y rico. Los desayunos son deliciosos y si te quedás con ganas de probar más de su cocina, podés pedirle un almuerzo o un cena.

El ambiente en La Mano de Monja es muy relajado y la casa invita a disfrutarla tanto de día…

 

PA190010

 

v48

 

v47

 

v33

 

como de noche…

 

v39

 

v40

 

Me gustan mucho los pequeños detalles que van formando ese ambiente único. Christian recoge él mismo las flores que le dan un toque fresco a la casa.

 

v38

 

v50

 

Los detalles en la decoración están por doquier, así, como al descuido.

 

PA190028

 

v42

 

v41

 

v45

 

v43 

 

Christian, además de buen cocinero, es muy buen conversador y una persona siempre alegre, un placer haberlo conocido.

Pueden contactarse con La Mano de Monja aquí y aquí.

Gracias Kary por la recomendación :)

jueves, 12 de noviembre de 2015

una ciudad especial

 

Un ciudad mágica, eso es para mi Valparaíso. Adoro sus colores…

 

v1

 

v53

 

su arquitectura caótica…

 

v56

 

v54

 

sus laderas floridas…

 

v35

 

v55

 

su gente despreocupada y gentil.

 

v11

 

v15

 

Pero sobre todo me encanta la sorpresa. Me refiero a esa posibilidad de sorprenderte a la vuelta de cada esquina, al mirar para arriba y ver por ejemplo que el árbol además de sus hojas, luce una silla (Aquí no se puede apreciar, pero esa silla está muy lejos del piso).

 

v14

 

Al mirar para abajo y divisar un patio en niveles, unidos por escaleras azules.

 

v26

 

Al caminar por una calle y darte cuenta que te acompaña un mundo de peces nadando pendiente abajo por la pared.

 

v57

 

Al subir una empinada cuesta y encontrarte en el camino con bellas esculturas que cuelgan de las casas…

 

v58

 

o hermosos murales que adornan las paredes.

 

v62

 

v60

 

Nunca se sabe cuándo encontrarás algo que te produzca esa agradable sensación o que te provoque risa, o una reflexión. Por eso esta ciudad es una de mis favoritas.

Por eso mismo he contado algunas otras cosas de Valparaíso, si querés verlas podés pinchar aquí.