lunes, 24 de agosto de 2015

encuadernación artesanal/bestiario ediciones/sopario

Adoro los libros. Me gusta leer, pero también me encantan los libros como objeto. Por eso luego de terminada mi etapa en Kalén, en esa búsqueda que sigue al cierre de un ciclo, comenzó a crecer en mí el deseo de aprender un poco más sobre ese mundo de libros. Como también me gusta crear y materializar objetos con mis manos, poco a poco fui barajando la idea de aprender métodos de encuadernación artesanal.

Este año me tocó estar un tiempo en Santiago de Chile, así que fue en este lugar donde decidí aprovechar y buscar algún maestro en las lides de la encuadernación, alguien que guiara mis pasos, al menos en un principio. Fue así como conocí a Carolina, justo justo en el momento en que estaba por lanzar el primer libro de Bestiario Ediciones.

Un laboratorio editorial, así es como define Carolina a Bestiario Ediciones. La idea es que cada proyecto abra las puertas a múltiples posibilidades de experimentación, por eso lo de laboratorio, para no acotarse, para abrir un abanico de posibilidades más amplio. Lo de bestiario viene por la misma lógica, cada proyecto definirá criaturas únicas y diferentes, sus “pequeñas bestias”

El lanzamiento de Bestiario Ediciones vino de la mano de “Sopario. De la olla al corazón”.

e1

Sopario es un libro de recetas, pero antes que eso, es un libro que rinde tributo a esa ciencia del amor que es cocinar para otros. Dice Carolina; “…la cocina es vida, una suerte de espacio mágico que entre ollas, aliños, canciones y un poquito de esto, un poquito de esto otro, va creando una ciencia particular que alimenta al cuerpo y al corazón.”

e3

Y es así que Carolina presentó su libro en un pequeño restaurante de comida típica chilena y nos esperó con un poquito de esta ciencia dentro de una olla de barro.

e2

Una exquisita crema de zapallo con la que nos agasajó luego de presentarnos su libro y de que disfrutáramos de las bellas canciones de Marcela Parra.

 

Y me traje un Sopario a casa…

e7

…y con él 14 recetas de sopas, entre las que Carolina heredó de su mamá y las que ella fue desarrollando por sí misma. El amor en este sopario lo encontramos en las recetas que fueron desarrolladas pensando en nutrir el cuerpo y agasajar el corazón, pero también en los pequeños detalles de la encuadernación que fue realizada de manera artesanal.

e8

Son solo 100 libros, numerados uno a uno por su autora. Cada receta está precedida por un pequeño poema y una historia que desemboca en la receta en cuestión.

e4

Una bella joyita que nutre el alma, además del cuerpo. Brindo por muchos años de Bestiario Ediciones.

 

De paso les cuento que ya probé la sopa de cebolla. Riquísima, se las recomiendo.

e9