lunes, 25 de marzo de 2013

caminando por santiago

Caminar sin un rumbo muy definido es una de las mejores maneras que conozco para descubrir cosas nuevas, sobre todo, cuando uno piensa que ya conoce un lugar. Dejarse guiar un poco por un antojo, por aquella cúpula, o grupo de árboles o pintura que se ve a lo lejos, me encanta. Y es así que de repente se nos presentan pequeñas cosas interesantes que de otra forma no hubiéramos descubierto. Les muestro algunas de estas cosas que encontré en mis caminatas por Santiago de Chile.

s10

Nunca había pensado en decorar mis ventanas con bonsáis, sobre todo considerando la experiencia poco feliz que tuve con mi único bonsái…

s12

Pero estos se ven muy saludables.

s11

Y seguiremos esperando el fin del mundo…

s13

Mientras tanto, sería bueno que cuidemos de nuestro entorno y vivamos de un modo más sustentable, digo, por las dudas de que al mundo todavía le quede mucho hilo en el carrete…Creo que la idea de unirse entre vecinos y crear huertos comunitarios puede ser una manera interesante de empezar.

s14

En una ocasión, hace años, me encontré con un huerto comunitario que estaba emplazado en un cantero en la vereda. Fue muy lindo, era una calle muy transitada, un lugar dónde nunca me hubiese esperado algo así, un cantero con diferentes hortalizas cercado con telas de colores. No tengo fotos de esa vez, pero sí un bello recuerdo. En Uruguay aún no me he encontrado con uno de esos, tal vez tendría que empezar por casa…

s15

s16

Un poco de color a esta recorrida, un simple gesto que cambia la cara de una cuadra.

s22

Un amigo con ánimos de ser fotografiado. Intenté avisarle de la asechanza.

s18

En la Plaza Brasil, un señor junto a su perro alimentaban un mar de palomas alborozadas. Estuvieron así mucho rato, llegué, me senté, disfruté del paisaje, leí un rato, decidí irme y él aún seguía concentrado en su tarea.

s28

s20

Caminando iba por una calle que no recuerdo, cuando de pronto, al mirar hacia arriba, me encuentro con estos dos guardianes. ¿Qué o a quién cuidarán con tanto celo?

s21

¿Secuelas del último gran temblor?

s19

Un poco de arte callejero…

s23

De esto encontré mucho más, luego irán apareciendo.

s26

Familia de picnic en el Parque Forestal. Antonio y yo hicimos lo propio un par de veces, pero no con tanta infraestructura.

s25

Me cansé de la caminata, así que decidí tomarme el metro y me encontré con esta bella ilustración.

s24

s27

lunes, 4 de marzo de 2013

cerro huelén

Así lo llamaban en mapudungun, hoy es conocido por todos como Cerro Santa Lucía. Un lugar que visito casi cada vez que paso por Santiago, en parte porque suelo alojarme relativamente cerca de él, pero principalmente, porque me parece un lugar muy bello, un oasis verde en medio de los edificios y el tránsito santiaguino.

s3

Este cerro, que se encuentra en el centro de la ciudad, era utilizado antiguamente como cantera de donde se extraían piedras para la construcción . En 1872 el intendente de aquel entonces Benjamín Vicuña Mackenna decide convertir aquella gran masa de roca gris, en un paseo verde, lleno de árboles y flores, con fuentes, escaleras, terrazas y miradores para el disfrute de los ciudadanos.

s5

Con los años se fueron haciendo otras mejoras al parque, si quieren saber más pueden fijarse aquí y por aquí.

s1

s4

Me encantaron estas cinco palmeras ¿a qué juegan?

s2

Estaba leyendo plácidamente a la sombra de los árboles en la terraza Pedro de Valdivia, (este lugar se llama así porque fue el lugar dónde el susodicho y su séquito, fundaron Santiago en 1541) cuando de repente me sobresalto con un ruido ensordecedor.

s8

Resulta que en Santiago tienen la costumbre de anunciar el medio día con un cañonazo, ya lo había olvidado a pesar de haberlo escuchado muchas veces. Lo diferente fue que esta vez estaba muy cerca del cañón, la salva es detonada desde el cerro. ¿Sería desde este cañón?

s6

Volviendo a la terraza Pedro de Valdivia, es mi favorita. Me gusta porque me parece más tranquila que las demás, con sus árboles y sus bancos azulejados, con el rumor de agua de la fuente y por supuesto, desde allí hay un hermosa vista de la ciudad y la cordillera.

s7

Hay edificios que parecen querer crecer más alto que la montañas…

s9